Miércoles 17 de febrero

Hoy he venido de nuevo en coche con Ezgi. Hemos tardado media hora en coche desde Kusadasi. Me dice que hoy tiene seis clases, que son de 40 minutos y diez de descanso entre cada una. El máximo que puede tener en un día son ocho clases. Cuando no tiene clase se marcha a casa, ya que no hay reuniones, guardias, permanencias de ningún tipo. Su inglés es realmente pobre, lo que viene a encajar con la costumbre de enfocar la enseñanza solo en la gramática. En las clases de inglés se usa profusamente el turco, lo que hace que los profesores no puedan mejorar su fluidez con el tiempo, por falta de práctica del inglés. Ella también fuma, como la amplia mayoría de los adultos turcos. Aquí dentro del Hilmi Firat no se fuma. Tienen en el exterior una pequeña plataforma cubierta a la que llaman irónicamente ‘the bus stop’ y en la que se encuentran constantemente los fumadores.

Quiero intensificar el contacto con Murat y Banu, como potenciales enlaces permanentes del proyecto además de Gülçin. He pedido a Erol que les libere de alguna clase para poder profundizar en el proyecto KA2. El viernes están liberados de clase tras el lunch de la una.

Hoy hemos tenido uneDesayuno con el AMPA, tres señoras respetables, ni idea de inglés, así que hemos utilizado mucho ‘body language’, ‘sao’ (gracias), inshalla (les he enseñado a decir ojalá y se pasan todo el día con la gracia). Se han interesado mucho por la labor de las AMPAS en España. Se han sorprendido mucho por el importante papel que profesores y alumnos representan en nuestros Consejos Escolares. Ellos tienen un pequeño órgano consultivo que incluye a los padres, pero no es decisorio. El desayuno ha sido pantagruélico, en un lugar llamado Antikköy (ancient village), en el que curiosamente solo sirven desayunos. Debe ser que por lo que te ponen ya no comes más en todo el día. Nos hemos hecho decenas de fotos. Todos quieren salir en la foto.

Las tarjetas de visita que hemos preparado para el proyecto siguen funcionando como un tiro. Son un verdadero ‘talismán’ que capta la atención de quien la recibe. Una historia repetitiva que les fascina es por qué tenemos dos apellidos los españoles. Les debemos parecer supermodernos e igualitarios.

Visitamos una mansión (de 3ml$) de unos amigos de Erol, de camino a una escuela privada. En esta mansión trabaja la tía de Erol teacher, con sus maneras muy tradicionales, que me ha fascinado. Como era de esperar, café con pastas.

Luego hemos visitado la escuela pública en la que trabajó Erol antes de ser director: Sogucak Ortaokulu. El director es Soner Erol (Erol significa ‘always be brave’ y Gülçin ‘rose garden’). También hay cámaras y los chicos de guardia en los pasillos. 130 alumnos y 16 profesores. 2 de ellos son profes de inglés. Es una ‘Middle School’ o escuela elemental. Te han ofrecido el correspondiente té y además agua de rosas para frotarte las manos. El director me cuenta que participó en un Comenius, dentro del cual en 2012 visitó Oviedo.

Luego hemos ido a visitar al director de educación del área de Söke, el Sr. Ünat Aydin, algo así como nuestro Director Provincial. Su cargo se llama Ilge Milli Egitim Müdürü. Nos ha acompañado el director de Hilmi Firat, y también las madres del AMPA.

Me ha sorprendido la tranquilidad (ausencia de prisa) que ha mostrado el Sr. Aydin en todo momento. Ya me he dado cuenta de que las entrevistas siempre comienzan de la misma manera y tienen una estructura previsible. Los primeros diez minutos sirven para romper el hielo alrededor de una bebida, normalmente çay (té), pero según la hora del día te puede ofrecer también café turco (Turk Kahvesi) o invitarte a comer como ha sucedido estos últimos dos días. Los que se conocen de antes aprovechan para rememorar experiencias previas en común, normalmente con mucha algarabía y risotadas. Esta fase se hace en turco, por lo que yo me dedico a observar el lenguaje corporal, los tonos de voz, la decoración de la estancia, el homenaje a Atatürk del despacho, etc. Tras esta introducción se entra en materia, en ocasiones, comenzando como hoy con citas religiosas, y se desarrolla la reunión en si. El final de una reunión se percibe en el ambiente porque se empiezan a repetir cosas y te vuelven a ofrecer un segundo té, que yo siempre declinó cortésmente.

Hemos estado una hora y cuarto en su despacho, y al terminar, Ünat Aydin nos ha acompañado hasta la calle, algo recurrente y que han hecho todos los directores a quienes hemos visitado. Por cierto, esto me recuerda que Gülçin G. y su marido siempre salen del coche a despedirse cuando me llevan en coche al hotel. También hemos tenido agua de rosas para frotarnos las manos y un té. La primera intervención del director ha estado relacionada con el Corán y ha durado varios minutos. Gülçin G, que como siempre, ha sido mi intérprete, le ha hecho la traducción en unos 30 segundos, y la verdad es que no me he enterado muy bien. Lo que sí me ha parecido es que al director no le ha hecho mucha gracia que resumiera la perorata en tan breve tiempo. Una vez introducida la reunión, debo decir que el director de educación ha mostrado un interés exquisito por conocer el motivo de mi estancia en Söke, y se ha querido enterar con detalle del proyecto KA2 que estamos preparando. Incluso ha aportado valoraciones, posibles puntos débiles a considerar, y se ha interesado mucho por el impacto posterior del proyecto, con lo que demuestra tener las ideas muy claras acerca del uso del dinero de todos. Me ha parecido muy educado y respetuoso, a pesar de que en España no estamos acostumbrados a tantas ceremonias. Luego me comentaba Gülçin que le comentó cómo le gustaría a él participar en ese proyecto. También me he enterado a posteriori que parece ser que ha sido cesado y volverá a ser profesor de instituto ya que parece ser que ha tenido muchos enfrentamientos con los profesores.

Visitamos una escuela privada en un bloque de pisos, con su ascensor, vecinos y tal. Se trata de Sinav Dershanesi, cuyo Müdür se llama Ali Saraç. Tiene el horario en la pared. Solo dan “Bachillerato” y aquí no hay más que asignaturas fuertes . También están las cámaras correspondientes. El Director tiene un armario bastante intimidatorio con un archivador permanente asignado a cada uno de los profes. Me dice que contiene todas sus capacidades e historial profesional. En el lomo de cada archivador hay una foto del profe en cuestión. La verdad es que son todos muy jóvenes. No creo que aguanten mucho aquí las condiciones de trabajo. No he estado a solas con ninguno de ellos, ya que de nuevo el director nos ha acompañado en todo momento, de nuevo con toda la tranquilidad y el tiempo del mundo, pero ya me comentó GG que los salarios en la privada son muy inferiores. Esta escuela está muy orientada al éxito escolar. Hacen mucho entrenamiento para los exámenes de reválida, y aquellos con resultados más flojos reciben clases intensivas extra. Hacen gala de los ingresados en estudios universitarios publicando en qué universidades han entrado.

La presencia de la expresión Inshallah es abrumadora, y está en todas las conversaciones. Es cierto que Izmir representa la parte más europea del país, hasta el punto de que el propio presidente del país les ha llegado a decir que son poco creyentes, pero hay muchos pequeños aspectos en los que lo religioso pervive en todos los actos de las personas. Ayer nuestro perenne conductor Ergün, el buenazo del marido de GG, me explicó que acababa de apagar la radio del coche porque pasábamos cerca de un cementerio. Erol Barut, que participa en un coro local, también actúa de vez en cuando como almuédano o muecín (quien hace la llamada a la oración en la mezquita cinco veces al día, a quien aquí llaman Ezan). De hecho, me ha invitado a ser testigo de su participación el próximo viernes a las doce del mediodía en mezquita más cercana al instituto. Parece ser que GG, al ser mujer, no podrá acceder a la mezquita por ser viernes, el día más importante en términos religiosos para los musulmanes. También el instituto tiene una sala de oración, abierta a alumnos y profesores.

Nos hemos encontrado por la calle con un antiguo alumno de GG. Lleva 8 años trabajando en Antalya, diseñando yates de lujo, tras finalizar sus estudios universitarios, y me explica que casi tan difícil como la carrera es encontrar trabajo al finalizar. Me dice, sin mediar pregunta, que cobra 7.000LT mensuales (unos 2300€). Buen sueldo para su país, pero pobre comparado con sus colegas europeos.

Hemos visitado por la tarde el Bazaar de Söke. He comprado miel en la forma en que se saca del panal, he probado unas especias que me han hecho querer arrancarme la lengua de lo picante que estaban, y he comprado otra especia más suave llamada Kirmizi pul biber.

Más tarde hemos tenido una reunión con Mr. Kurtulus Bozkurt, profesor universitario experto en proyectos europeos que va a colaborar con nosotros desde Turquía en el diseño de una Asociación Estratégica para el intercambio de buenas prácticas. Me ha dado un consejo interesante: hacer una declaración clara, entendible y legalmente válida sobre el desarrollo y transferencia de los derechos sobre la App y los contenidos que se van a crear.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s